1. ¿Qué es la salud visual?

Es la ausencia de enfermedad ocular, acompañada de una buena agudeza visual. Esta agudeza visual, en algunos casos (hipermiopía, miopía, astigmatismo), puede requerir la asistencia de unas gafas, pero eso no quiere decir que el ojo tenga una enfermedad.

Cuidarse es tener hábitos saludables, una dieta sana, una ingesta adecuada de vitaminas (A, C, E...), ya sea a través de la alimentación o de suplementos, y el consumo de elementos antioxidantes (presentes en varias vitaminas y minerales) que parecen tener beneficios para la salud en general y, en concreto, para la salud ocular.

2. Hábitos negativos

Cuidados. Cuando forzamos la vista se debe tener en cuenta la iluminación, la postura y un uso adecuado de lentes, en caso de necesidad.
Para mantener una buena salud visual hay que evitar todos aquellos hábitos que conlleven un esfuerzo de la vista como no llevar la corrección óptica apropiada o el exceso o defecto de iluminación; la mala alimentación por déficit vitamínico; una higiene inapropiada de la cara y de los ojos y el tocarse los párpados constantemente con las manos sucias, que pueden provocar infecciones; el tabaquismo, que reseca la lágrima; apretar o rascar los ojos cuando pican porque causa problemas de la córnea; no dormir lo suficiente, porque durante las horas de sueño la superficie ocular se recupera de las agresiones de todo el día y se produce una regeneración de las células epiteliales que revisten la cara anterior del ojo; no emplear gafas adecuadas que nos protejan de los rayos solares?

Los hábitos de vida influyen mucho en las patologías oculares, sobre todo, los factores relacionados con la alimentación y la falta de vitaminas. Además, los malos hábitos higiénicos aumentan la probabilidad de padecer conjuntivitis, la mala iluminación acelera la vista cansada y la fatiga ocular, el apretar muchos los ojos y tocarlos constantemente favorece el queratocono (enfermedad de la córnea), y también se presentan más enfermedades graves de la córnea por un uso inadecuado de las lentilla


3. Alteraciones visuales
Hoy día existen más alteraciones visuales como consecuencia del empleo del ordenador y de otros dispositivos electrónicos, ¿cómo podríamos evitarlas?

- Los efectos que el ordenador tiene en la vista dependen mucho de la posición en la que estamos trabajando y del parpadeo. Por ejemplo, si el monitor está demasiado alto, estaremos forzando la postura y mirando hacia arriba, por lo que debemos mantener los ojos muy abierto y pueden resecarse con mayor facilidad.

Lo correcto es que el monitor esté situado por debajo de la línea de los ojos, de tal forma que nosotros estemos bien sentados y mirando ligeramente hacia abajo, nuestra espalda y nuestro cuello más relajados y nuestros ojos en una posición más natural. De este modo, se evitarán los síntomas de sequedad ocular y las patologías derivadas de esta sequedad. También es importante descansar unos minutos cada dos horas y cambiar de postura. El lugar de trabajo también influye.

En general, en las oficinas o en casa suele haber aparatos de aire, pero no humidificadores, lo que favorece más aún la sequedad ocular y causa más patologías. También por el esfuerzo visual se produce fatiga excesiva, sobre todo, en aquellas personas que tienen algún defecto de refracción pequeño y que aún no se lo han corregido.

- En el caso de la televisión, hay estudios que aseguran que emite radiaciones y que su exposición desmesurada puede ser perjudicial al largo plazo. La distancia debe ser de metro y medio como mínimo. Y hay que tener especial cuidado con los niños porque a ellos les encanta acercarse a las cosas, no sólo cuando están delante de la tele o el ordenador, sino también al escribir o dibujar y, aunque no sean miopes, acaban miopizándose. Cuando estamos escribiendo o trabajando debemos mantener una distancia 33 centímetros como mínimo, así, además de prevenir problemas en el sistema óptico, también favorecemos las buenas posturas y evitamos problemas de espalda.

En cuanto a la iluminación, lo más importante es que esté bien iluminado el objeto que estamos mirando, pero sin que haya reflejo y, por supuesto, los ojos no deben recibir la luz directamente.

¿Cuál es la estructura del ojo?

Los ojos son los órganos sensoriales complejos. Alrededor del 85% de la entrada total sensorial a nuestro cerebro se origina a partir de nuestro sentido de la vista, mientras que el otro 15% proviene de los otros cuatro sentidos del oído, el olfato, el tacto y el gusto. Los ojos están diseñados para optimizar la visión en condiciones variables de luz. Su ubicación, en el exterior de la cara, los hace susceptibles a trauma, productos químicos ambientales y partículas, y agentes infecciosos. Los párpados y la posición del ojo dentro de la cavidad orbital óseo son el principal mecanismo de protección para el ojo.

El ojo tiene la forma de una esfera que mide alrededor de 1 pulgada de diámetro. Se compone de una cúpula transparente, transparente en la parte frontal (la córnea) que está rodeada por el blanco del ojo (la esclerótica). El iris del ojo es la parte circular, de color dentro del ojo, y detrás de la córnea, y la pupila es la abertura central dentro del iris. Detrás del iris y la pupila está el cristalino del ojo. El espacio detrás de la parte posterior de la córnea y la parte delantera de la lente se denomina la cámara anterior y se llena con el fluido acuoso. Detrás de la lente es un gran espacio que es ocupado por el gel vítreo transparente. El interior de la parte posterior del ojo está recubierta por la retina, el delgado tejido sensible a la luz que cambia las imágenes luminosas en señales eléctricas a través de una reacción química. Estas señales eléctricas generadas por la retina se envían al cerebro a través del nervio óptico. Nuestro cerebro interpreta lo que nuestros ojos ven.

Los lados interiores de los párpados, que tocan la superficie frontal de la superficie del ojo, están cubiertas por una fina membrana (la conjuntiva palpebral) que produce moco para lubricar el ojo. Esta fina membrana se repliega sobre sí misma y cubre la esclerótica visible del globo ocular. (Esta continuación de la conjuntiva palpebral se llama la conjuntiva bulbar.) Aceite natural de las lágrimas es producida por glándulas pequeñas ubicadas en los bordes de los párpados, proporcionando una lubricación adicional para el ojo. El componente principal de las lágrimas se forman por la glándula lagrimal que se encuentra debajo de la tapa superior en la esquina exterior del ojo. Las lágrimas se componen de una combinación de las sustancias producidas por la glándula lagrimal, las glándulas sebáceas, y las glándulas mucosas. Las lágrimas fluyen hacia el lado nasal del ojo y de drenaje en el saco lagrimal en la zona entre el ojo y el lado de la nariz.


| Articulos Chinos | Renta de Autos de Lujo | Cortinas Metalicas | Cortinas de Acero | Cortinas de Acero | Transformadores Tipo Pedestal | Fletes y Mudanzas | Mantenimiento y Limpieza | Diseño Web | Diseño Paginas Web | Diseño de Paginas Web | Desarrollo Web | Diseño de Paginas | Banquetes y Eventos | Diseño de Paginas Web | Anuncios Clasificados | Meseros | Mudanzas en el df | Diseño Web en Mexico | Articulos Publicitarios | Articulos Promocionales | Desarrollo de Sistemas Web