Cerrar X
GLAUCOMA

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. Consiste en la pérdida gradual de la visión debido al aumento constante de la presión intraocular (dentro del ojo), por la acumulación del líquido (humor acuoso) y que ocasiona la neuropatía óptica (lesión irreversible al nervio óptico).

El glaucoma puede causar ceguera si no es tratado. Generalmente, cuando el glaucoma se desarrolla no presenta ningún síntoma temprano y la enfermedad progresa lentamente. De esta manera, el paciente puede ir perdiendo su vista lentamente.

Afortunadamente, una detección temprana y el tratamiento del glaucoma pueden ayudar a preservar su visión.

Hay varios tipos de glaucoma:

·         Glaucoma de ángulo abierto

·         Glaucoma de tensión normal

·         Glaucoma de ángulo cerrado

·         Glaucoma congénito

·         Glaucoma secundario

 

¿Quién está en riesgo de padecer glaucoma?

Algunas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma y deben consultar a su oftalmólogo con regularidad, especialmente para pruebas de glaucoma.

Los factores de riesgo de desarrollar glaucoma incluyen:

·         Edad (mayores de 60 años)

·         Antecedentes familiares de glaucoma

·         Ascendencia africana o hispana

·         Hipermetropía o miopía elevadas

·         Presión ocular elevada

·         Lesión anterior en el ojo

·         Tener una córnea central delgada

·         Presión arterial baja

·         Condiciones que afecten el flujo sanguíneo, como las migrañas, la diabetes y una presión arterial baja

·         Consumo de esteroides por tiempo prolongado

 

¿Cuáles son los síntomas?

En los inicios de la enfermedad podrían no manifestarse síntomas. Ya avanzada es común que la visión periférica se afecte primero que la visión central. Se puede experimentar: visión borrosa, enrojecimiento ocular, dolor de cabeza, náuseas y percepción de halos de luz.

 

¿Cómo se diagnostica?

Las personas que están en riesgo deben realizarse exámenes visuales cada año.

El médico oftalmólogo hace una exploración oftalmológica completa con pruebas que incluyen oftalmoscopía, tonometría (medición de presión intraocular), agudeza visual, paquimetría, gonioscopia y perimetría (estudio de campos visuales).

 

¿Cuál es el tratamiento?

El glaucoma no tiene cura, sin embargo, una vez diagnosticado puede controlarse y evitar que siga avanzando.

El tratamiento se basa en el control de la presión intraocular, incluyendo:

·         Medicamentos en gotas para drenar el humor acuoso o disminuir su producción

Cirugía: láser o tradicional